Frente al menor consumo interno y las importaciones, las industrias están saturadas de pollos en sus cámaras. La merma de la actividad es preventiva, para evitar despidos.