En la localidad neuquina de Añelo recién ahora empezó a vislumbrarse algún movimiento de equipos de perforación en el epicentro de Vaca Muerta.

De este modo, YPF, a través de su subsidiaria YSUR, quedó en condiciones de ejecutar dos proyectos pilotos de gas no convencional localizados en Ribera I y II y Pampa de las Yeguas I -sin participación de GyP-, por un plazo de 35 años. Junto con sus socios deberán invertir US$220 millones en dos pilotos durante los próximos 5 años.

Asimismo tendrá que encarar nuevas exploraciones en la formación rocosa por un monto de U$S 452 millones, destrabándose así 25 áreas que podrían haber quedado paradas.

Mientras que por otro lado, se reconvirtieron los contratos de las áreas Aguada de Castro, Bajo del Toro, Cerro Arena, Cerro Las Minas, Chasquivil, Las Tacanas, Loma del Molle, Pampa de las Yeguas II y Salinas del Huitrín, en permisos de exploración con objetivo no convencional. La petrolera nacional tendrá 4 años para explorar esos bloques junto a sus socios, con quienes se comprometió a invertir US$ 232 millones.

Además, restituyó el total de su participación a GyP en las áreas Cerro Avispa, Cerro Partido, Loma del Mojón, Los Candeleros, Santo Domingo I, Santo Domingo II, Cortadera, Huacalera, Buta Ranquil I, Buta Ranquil II, Río Barrancas, Chapúa Este, Corralera y Mata Mora.

Como contraprestación por el otorgamiento de los permisos, concesiones y extensión de los plazos para la ejecución de los pilotos, YPF pagará a la provincia 30 millones de dólares. El acuerdo debe ser aprobado por la Legislatura.

De esta forma, YPF redujo un 16% su presencia sobre Vaca Muerta, para concentrarse en las zonas con mayor potencial. La compañía había obtenido 25 áreas en las rondas licitatorias de la gestión de Jorge Sapag, y no tenía espaldas financieras para desarrollarlas a todas. Ahora, GyP evaluará volver a licitar los bloques o salir a buscar socios al mercado internacional.

La provincia percibirá U$S 3,5 millones en concepto de Responsabilidad Social Empresaria por parte de YPF y U$S 30 millones por permisos exploratorios y bonos de explotación de la reconversión de áreas.

La petrolera estatal había planteado en el marco de la audiencia pública celebrada por el incremento de la tarifa de gas que se necesitan US$ 7,6 por millón de BTU para desarrollar las reservas de shale gas, como se denomina el recurso de Vaca Muerta, uno de los más costoso de extraer entre las opciones que tiene la Argentina. Es una cifra que se acerca a los US$ 6,78 promedio que costará el gas residencial en octubre de 2019, según el plan del Gobierno.

YPF estima que necesita US$ 6,2 para producir de manera rentable el denominado tight gas, y US$ 4 para extraer el gas convencional, valores ambos que están debajo del precio que pagará la demanda en 4 años.

Neuquén ya tiene en marcha 19 concesiones no convencionales, que contemplan inversiones por casi US$5.600 millones durante las etapas de piloto exploratorio, y que ascenderán a unos US$ 120 mil millones si esas tareas resultan exitosas y se pasa a la fase de desarrollo masivo. A fin de dar lugar a los procesos de desarrollo se encuentra buscando los capitales.

El secretario general del poderoso Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Guillermo “Caballo” Pereyra, reconoció que “no están los dólares para extraer el petróleo y el gas” y exhortó, por lo tanto, a “tentar a los inversores del mundo. YPF está hablando con tres empresas para explotar no convencionales y para ello es importante generarles seguridad”, agregó.

El gas no convencional representa ya el 35% de la producción del gas y el 20% del total del gas que se produce en el país.

Vaca Muerta es considerado el segundo reservorio de gas no convencional y cuarto en petróleo del mundo, y su desarrollo comenzó en el 2013 mediante un acuerdo firmado entre YPF y Chevron para yacimientos no convencionales de petróleo y gas en el área identificada como Loma Campana, ubicado a 80 kilómetros de la capital provincial.

Otras compañías -además de Chevron– como Exxon, la francesa Total, Pluspetrol, la alemana Wintershall y Dow Argentina, están desarrollando yacimientos no convencionales verticales y horizontales en la formación Vaca Muerta.

Continuar leyendo

Fuente: www.urgente24.com