¿Cómo hacer que tú cinta transportadora siga trabajando como el primer día?

Anticiparse, prevenir, cuidar, involucrarse, estar pendientes, usar responsablemente. Hacer mantenimiento; esa es la clave. Compartimos con vos sugerencias súper-prácticas y simples para ayudarte a sacar de tu Bec-car, la máxima prestación…siempre.

Sin demasiados secretos: Haciendo lo que hay que hacer.

Metete de lleno con el mantenimiento

  • Al finalizar cada campaña, cuando tu equipo no está operativo, es el momento ideal para que te pongas “manos a la obra” a fondo, con el mantenimiento preventivo.
  • Hacé una limpieza completa, a conciencia, tanto externa como interna de tu cinta transportadora.
  • Mientras no lo uses, guardá tu equipo en un lugar al resguardo ¡Cuidalo! No lo dejes expuesto a la intemperie.
  • Mantené limpias y lubricadas las roscas de registro que se utilizan para tensar y centrar la banda de la cinta transportadora.
  • Y no te olvides… ¡Es clave para una mejor conservación de la banda! Poné en marcha el equipo al menos durante 15 minutos, cada 25-30 días.

Importante: Cada 50, 100, 150 y 250 horas de uso.

  • Usá el “cronograma de mantenimiento” (en negrita) disponible en el manual de usuario de tu cinta Bec-Car.
  • Son fichas que te indican en forma simple y precisa los puntos principales de control a realizar en determinados momentos: ¿Qué chequear a las 50 horas de uso? ¿A las 100? ¿A las 150? ¿Y a las 250?
  • Aprovechalo. El cronograma de mantenimiento (en negrita) es una guía, la tenés disponible, y es tuya.

Al ferti ¡Ni cabida!

  • Las cintas Bec-Car poseen una altísima protección en pintura (muy superior a cualquier otra marca en el mercado) que actúa como una barrera clave para retardar la acción corrosiva del ferti. No obstante, el uso con este material requiere que tomes ciertos recaudos específicos ¿Cuáles son?
  • Mantené protegido con grasa lubricante el cable de acero del sistema de elevación, las roscas de registro de banda, y la cadena de transmisión.
  • Limpiá la banda transportadora periódicamente. Tratá de mantenerla libre de restos de ferti que con el tiempo puedan adherirse.
  • Si bien nuestros equipos son abiertos en la parte inferior de su estructura (evita la acumulación de material); poné atención en los rodillos, en la zona de carga y en cualquier lugar dónde, por más mínimo que sea, pueda estar concentrándose ferti ¡No te duermas!
  • Si por el uso tu cinta transportadora se golpeó, se rayó, se marcó y la chapa quedó al desnudo… ¡Re-pintala! No le des chances al ferti.

A la banda ¡Todo!

  • La banda es uno de los componentes clave en una cinta transportadora. Su estado y funcionamiento incide tanto en el rendimiento del equipo, como en otros componentes funcionales de la cinta. Por lo tanto la conservación de la banda no es importante sólo en sí misma, sino también en relación al conjunto de la cinta transportadora.
  • Cuidala. Limpiala y cuando no uses tu equipo evitá exponerlo por períodos largos al sol, a la lluvia y a factores ambientales.
  • ¡No la sobrecargues! No la fuerces a dar más de lo que está preparada para dar. Cada modelo de cinta transportadora Bec-Car, está pensado para diferentes trabajos logísticos, con diferentes exigencias e intensidades de trabajo. Tené presentes “Los Sí” y “Los No” del modelo de cinta que usás.
  • Asegurate que esté siempre centrada. Si notás desvíos laterales cuando circula, no sigas trabajando. Corregí el centrado.
  • De igual modo controlá el tensado. Si notás que la banda patina sobre los rolos es porque estás trabajando con un “exceso de tensión”. Por el contrario si ves que pierde rectitud en sus líneas laterales mostrando ondas entre los rolos, le falta tensión.
  • En el “manual de instrucción y mantenimiento” (en negrita) de tu cinta transportadora te contamos de manera muy simple y práctica “cómo centrarla” y “cómo lograr un adecuado tensado”.

Bonus Track: Actuar a tiempo para evitar lo evitable.

Tu intervención 100% Decisiva

  • Por el uso y el paso del tiempo, y aún con un correcto mantenimiento, una cinta transportadora (como cualquier maquinaria) puede presentar anomalías en su funcionamiento y desempeño. Lo importante es que vos, su usuario, puedas identificarlas a tiempo.
  • ¿Por qué? Porque tomadas a tiempo la gran mayoría son de simple solución; además de prevenir inconvenientes mayores y costos totalmente evitables, en un futuro inmediato.

Guía para una intervención 100% Efectiva.

  • Para darle la más rápida y mejor solución a un inconveniente, es necesario que puedas comprender qué está sucediendo en tu cinta transportadora, por qué puede estar pasando, y de qué manera podés resolverlo.
  • Date una vuelta por el “manual de instrucción y mantenimiento” (en negrita) de tu cinta, y buscá la “guía de mantenimiento reactivo”. (en negrita) Vas a encontrar referencias 100% prácticas sobre síntomas o inconvenientes, posibles causas, y posibles soluciones.
  • ¡No lo olvides! Lo que a primera impresión te puede parecer un gran laberinto, la mayoría de las veces tiene una solución mucho más fácil de lo que pensás.

¿Tenés alguna duda?

Escribinos, mensajeanos, llamanos.
Comunicate y te ayudamos con tu inquietud.

Comunicarme ahora

Recordá

Estamos
  • Cerca
  • Conectados
  • Siempre
  • Donde hay que estar